02
enero

La Toma de Granada

Toma de Granada, cripta de los Reyes Católicos, Falange, JONS

Noticia de Ideal (3 de enero de 1939) Inauguración de la cripta de los Reyes Católicos según proyecto y financiación de Falange (Haced click para lectura)

Complicado. Esto no es ni el Corpus ni el día de la Virgen. Andamos en terreno resbaladizo, pantanoso diría yo. En teoría no debería serlo. Ciudades, países enteros celebran cosas incomprensibles para el vecino de al lado o incluso para ellos mismos, tradiciones seculares o inventadas hace sólo un par de años pero que ya gozan de un prestigio y una solera en el acervo popular que ya quisieran otras tristemente olvidadas. Pero el granadino es un ser complejo, y su pensamiento ha sido cincelado desde la infancia recorriendo calles tortuosas, subiendo a barrios de orografía imposible y sintiendo el traqueteo del empedrado en el cráneo desde que va en un cochecito de bebé. Por eso, celebrar la Toma, no celebrarla, criticar al que la celebra o celebrar al que la critica son cosas de mucha enjundia y objeto de análisis minucioso.

Para qué vamos a negarlo, el día de la Toma se viene celebrando casi que desde la Toma misma y viene reflejado en el testamento del rey Fernando que su esposa Germana de Foix se encargó de que se llevara a cabo con exactitud. En los «Anales de Granada» de Henríquez de Jorquera, ya en 1588 encontramos que «se celebró con grandes alegrías la acostumbrada fiesta de la toma de esta ciudad…con muchas luminarias y otras inbenciones de salvas de artilleria de la fortaleça de la Alhambra…con procesion como se acostumbra por las calles…y a la tarde se lidiaron ocho toros…memoria fundada por los reyes catolicos que la ganaron«. Esto de los toros parece que no lo saben los puristas de la fiesta empeñados en recuperar su esencia genuina, pero no vamos a dar más ideas.

Celebrar o no la Toma es algo de mucha enjundia y análisis minucioso

La fiesta se mantuvo a lo largo del devenir de los siglos pero con el despegue de la prensa en el siglo XIX vamos encontrando mucha más profusión de detalles que nos permiten seguir el acontecimiento año a año y ver cómo en ocasiones estuvo en un tris de desaparecer:

«Causa pena, en verdad, hacer consideraciones del decaimiento del aniversario de la terminación de la Reconquista...La política por un lado, la indiferencia del pueblo general por otro, y el poco respeto a las tradiciones populares que se va infiltrando  lentamente en todas las clases sociales, son, al parecer, las causas ocasionales de este decaimiento, que los que aún sienten amor por la patria, no pueden observar sin disgusto» (El Defensor de Granada, 3 de enero de 1884).

Este mismo diario en ediciones posteriores de la Toma recogía lo siguiente: «La ceremonia de tremolar el pendón es objeto, todos los años, de risas y burletas por algunas de las personas que acuden a la Plaza del Carmen. Esto, quita importancia y toda seriedad al acto, y es causa muchas veces de que se equivoque el edil encargado como sucedió ayer. Así, no es difícil que un año no haya concejal que se preste a la ceremonia» . 

La cosa subsiste hasta tiempos de la II República, pero el tema de encontrar un concejal «con frac y chistera propios» que se aviniera a tremolar el pendón y dar extraños vivas a la República y a los Reyes Católicos se hacía complicado a veces. En 1934, el teniente de alcalde Fajardo, tremola él el pendón ante la negativa de hacerlo los concejales derechistas «…pero que no habría dudado aunque para ello se hubiese visto precisado a realizarlo destocado y en mangas de camisa, y que perdonen esta irreverencia los fieles tradicionalistas al frac y la chistera prestados» (El Defensor de Granada, 3 de enero de 1934).

Con la llegada del franquismo la celebración da un vuelco definitivo

Un par de años más tarde la cosa da un vuelco importante, definitivo. Con la llegada del franquismo la celebración de la Toma es objeto de una cuantiosa inversión económica e ideológica. Se encargan nuevos los trajes de los participantes en el desfile,se restauran pendón y objetos de valor, se inaugura un museo con estas piezas en el ayuntamiento y la celebración se hace coincidir con exposiciones de arte sacro recuperado a las «hordas marxistas» y con algún congreso de la Sección Femenina.

Escribo esto hoy, 1 de enero de 2014, pero apuesto a que la foto de mañana será muy parecida o prácticamente igual a la que ilustra este artículo (estoy viendo incluso parecidos asombrosos que me están dando mucho repelús).

Ya no hay toros, ni luminarias, ni cohetes, ni salvas de artillería, ni se representa la obra que mantuvo en vilo a los granadinos casi cien años el día dos de enero por la noche que se llamaba «El Triunfo del Ave María» . Mi consejo es que si quieren asistan a la tremolación, pero que lo genuinamente granadino en este día siempre fue subir a la Alhambra de paseo y a ser posible, dar unos cuantos campanazos.

Comentarios en este artículo

  1. […] El regidor opinó que La Toma se celebra “pacíficamente y con tolerancia” y que no se puede “borrar la Historia, sino hacer un buen uso de ella”, entendiendo que los grupúsculos de extrema derecha acuden “en respuesta a otras […]

    Día de la Toma en Granada | GranadaiMedia
  2. Esta celebración esta fuera de lugar!..mas cuando los mismos que celebran la derrota del reino nazarí…promocionan turisticamente granada en base a su legado musulman como la visita a la alhambra o la celebración del milenio del reino de granada!.

    manuel
    • Hola Manuel. Sí, es una fiesta llena de contradicciones. Y cada pocos años los que estaban a favor se vuelven en contra y viceversa.

      elcarrodeheno
  3. ¿Cuándo podrá esa parte fundamental de la historia de este país despojarse de la interpretación y apropiación indebida del franquismo? La historia es la que es y hay que entenderla en los términos en los que se sucede, analizarla a través de conceptos contemporáneos como la tolerancia, el feminismo, las políticas de extrema derecha o cualquier otro ejemplo resulta absurdo. La Toma de Granada, fueran quienes fueran los vencedores y los vencidos, es un día fundamental en la historia de esta ciudad, y como tal debería celebrarse (la forma de hacerlo quizá sea discutible, desde luego la historia nos ha dejado claros ejemplos de que los propios RRCC tuvieron en ese momento fundamental un espíritu mucho más conciliador del que se ha querido reflejar posteriormente y que desprende la actual forma de celebrar este día…), lo que está claro es que en siglo XV no existían ni repúblicas ni banderas con aguiluchos, y aquel 2 de enero simplemente culminó un proyecto que cambiaría no sólo la historia de esta ciudad, sino la de toda Europa.

    León Caballero
    • Hola, León. Quiero suponer que dentro de unas decenas de años alguien se asomará a una hemeroteca digital para sorprenderse de las cosas que estamos viviendo. Saludos.

      elcarrodeheno
  4. Por qué no cuentas que Fernando el católico murió envenenado por el viagra de la época? por qué no cuentas por qué y para qué se lo daban? por qué omites que los reyes católicos cometieron perjurio con las capitulaciones? por qué omites el poder que asumió la iglesia ese momento y acabo con la creación de la inquición como método de genocidio? por qué no cuentas que los reyes católicos llegaron a Granada el 6 de enero y no el 2? por qué no cuentas que la actual fiesta tiene una tradición de menos de 30 años? por qué no cuentas que la firma del tratado de entrega fue el 26 de noviembre y no el dos de enero?

    Adarve

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *